Novedades

¿Cuál es el mejor material para las llantas?

A lo largo de la historia, los fabricantes fueron probando distintas opciones para este elemento.

¿Cuál es el mejor material para las llantas?

La historia de las llantas nos permite remontarnos hacia finales del siglo XIX. El primer auto del mundo, el Benz Patent Motorwagen, tenía unas que seguían la fórmula de las bicicletas de aquella época, fabricadas en alambre.

Con el paso del tiempo, existieron vehículos como el Ford Model T que se inclinaron a la madera, y luego llegó el hierro para obtener una mayor fortaleza y comodidad. El siguiente avance fue el uso de acero, más liviano pero resistente que el hierro. También, aunque con un costo más elevado, apareció el alumnio como opción. Esa diferencia de precio explica que el alumnio sea elegido por los vehículos de mayor gama.

Pero la cosa no quedó ahí, porque en los últimos años se ha visto la irrupción de la fibra de carbono como materia prima. Sin duda, este material llegó para revolucionar a la industria aeroespacial y ha sido un antes y un  después en la industria, con sus propiedades que la hacen más liviano y resistente que los metales.

Acero

  • Bajo precio respecto a otros materiales
  • Tienen un peso elevado
  • Sólo están disponibles en color negro y plateado
  • Poseen un aspecto rudimentario, por lo que son resguardados con tapones o cubiertas

Aluminio

  • Mejor diseño
  • Son construidos con estándares precisos para obtener un ajuste exacto y cumplir con las necesidades de rendimiento
  • Tienen un mayor costo que las de acero, pero menor peso y son inoxidables
  • Permiten más espacio en el área de frenos
  • Requieren un mantenimiento especial durante el invierno en áreas que utilizan sal y arena, ya que se puede dañar
  • En caso de alguna deformación, la reparación tiene un costo elevado
  • Reduce el peso del vehículo

Fibra de carbono

  • Pesan menos pero al mismo tiempo son más resistentes que los de aluminio
  • Más confort de marcha, al amortiguar la vibración y mejorar el desempeño, haciendo al auto más predecible y controlable
  • Su valor es más mucho mayor si se compara con unos de aluminio
  • La reparación es más costosa, ya que además de utilizar la fibra de carbono como tal usan una resina especial y un sistema de revestimiento térmico que permite que alcance los niveles de rigidez y resistencia requeridos

 

Luis Hernández recomienda