Automovilismo

Porsche festeja los 50 años de su primer triunfo en Le Mans con una reunión muy especial

La marca más ganadora en la famosa carrera de resistencia juntó a su primer prototipo ganador con el último.

Porsche festeja los 50 años de su primer triunfo en Le Mans con una reunión muy especial

Este 2020 es un año muy especial para Porsche, ya que celebra medio siglo de haber logrado su primera victoria en las 24 Horas de Le Mans -14 de junio de 1970-. Para conmemorar este éxito, uno de sus más importantes dentro del automovilismo, la marca alemana decidió reunir a uno de los pilotos ganadores de aquella prueba, Hans Herrmann -de 92 años-, con Timo Bernhard, integrante de la última victoria de la firma en la mítica prueba de resistencia -2017-.

Cada piloto participó del encuentro acompañado del auto con el que triunfó: Herrmann con el 917 KH y Bernhard con el 919 Hybrid, lo que nos permite ver la evolución que existió no solo en los autos de competición de Porsche, sino también en la historia de lo que hoy conocemos como Mundial de Resistencia (WEC).

Además del trabajo en el diseño y la aerodinámica que vemos a simple vista, las diferencias entre ambos vehículos son abismales. Claro, en 50 años el mundo del automovilismo y el desarrollo de los prototipos fue constante, quizás más que durante el mismo periodo pero de 1970 para atrás.

Porsche 917 KH #23 (1970)

Preparado por Porsche Salzburg, no pesa más de 800 kilos. Además:

  • Está impulsado por un motor 12 cilindros de 4.5 litros, que envía a las ruedas traseras una potencia de 580 CV.
  • El impulsor necesitaba calentarse durante diez minutos antes de salir a pista.
  • La carrocería de resina artificial tiene un grosor de solo 1.2 mm.
  • El habitáculo ofrece unas dimensiones tan reducidas que es fácil que el piloto toque el techo con su casco.

Porsche 919 Hybrid #2 (2017)

Antes de salir a pista, este prototipo tenía que ser preparado cuidadosamente por dos técnicos y un ingeniero. Por otro lado:

  • Lo que esconde en su interior es un auténtico laboratorio de pruebas que anticipó el futuro de las tecnologías que utiliza Porsche.
  • Está dotado de un sistema híbrido compuesto por un motor V4 de 2.0 litros con casi 500 CV en el eje trasero, combinado con un motor eléctrico de 294 kW (más de 400 CV) que aporta tracción al eje delantero.
  • En el interior el piloto tampoco tiene mucho espacio, pero sí está mucho mejor protegido que en el 917.
  • Como particularidad, mantiene la suciedad y los daños provocados en la carrocería durante la prueba en la que venció.

¿Qué pensás de la evolución que tuvo el automovilismo de resistencia en el último medio siglo? ¿Preferís los prototipos de los 70 o los actuales? ¡Contanos!

 

Luis Hernández recomienda

Contanos que opinas